¡CLICA AQUÍ! -10% DE DESCUENTO

Producción y consumo responsable

21 septiembre 2022

El acto de elegir un jabón y comprar un detergente o cualquier producto de un supermercado no solo tiene consecuencias para nuestro bolsillo y hogar. También para el planeta. Como consumidores tenemos más poder del que pensamos, pero a veces se nos olvida. De ahí la importancia de practicar la producción y consumo responsable en la alimentación y otras áreas de nuestra vida.

Producción y consumo responsable: el poder de los consumidores

 

La sociedad en la que vivimos funciona como una cadena, si una pieza se estropea las siguientes también lo hacen. “El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”, es un antiguo proverbio chino que se conoce por el efecto mariposa y es aplicable a cualquier acción.

Significa que si en un sistema hay un efecto o perturbación inicial, esta se va extendiendo y genera un efecto a corto o largo plazo. El efecto mariposa es como una bola de nieve que comienza pequeña, pero si se tira desde una montaña se convierte en una avalancha.

La acción o perturbación inicial de comprar alimentos y ropa es el equivalente a tirar una pequeña bola de nieve. 

 

Podemos transformar el mundo y luchar contra el cambio climático a través de un consumo responsable”, afirma, Brenda Chávez, investigadora en consumo sostenible. 

 

Piensa en el siguiente ejemplo: si todo el mundo decide no comprar una determinada marca o producto, las consecuencias para el fabricante son terribles. 

 

 

Esta es la base del consumo responsable, pero aplicada al cuidado del planeta. Quizás te parezca que el acto tan sencillo y cotidiano de hacer la cesta de la compra no tiene consecuencias. 

Pero las tiene y son muchas, infinidad de estudios e investigaciones confirman que el consumo y la producción son la causa de que “continúe deteriorándose el medio ambiente” en concreto, en los países industrializados.

 

Para muestra un botón, ¿sabías que la actividad industrial de la moda representa un 10 por ciento de la contaminación del planeta? El motivo por el que la moda contamine tanto es que lo hace en toda su cadena de producción y suministro, desde el envío de materias primas (algodón y textiles), a la manufacturación, envío y gasto energético. 

 

Lo mismo sucede con la alimentación. Como decíamos antes, no hay duda de que hay una gran responsabilidad que recae sobre los hombros de quienes producen y consumen alimentos. 

¿En qué consiste el consumo responsable aplicado a la alimentación? 

El consumo responsable es la aplicación de la sostenibilidad y la ética medioambiental a la producción y el consumo de alimentos. 

Hace hincapié en la importancia de proteger los recursos utilizados para producir alimentos y el impacto que el consumo tiene en el medio ambiente. 

Por lo tanto, apoya el abandono de la producción de alimentos a escala industrial y la adopción de prácticas sostenibles que tienen en cuenta el uso responsable de los recursos, la contaminación y la gestión de la tierra.

 

 

El consumo consciente y responsable de alimentos es una de las mejores formas de conseguir crecer un planeta sostenible. Y lo mejor de todo es que lo podemos hacer en nuestro día a día cada vez que hacemos la cesta de la compra. 

Cuando elegimos comprar productos de empresas que practican la sostenibilidad social y medioambiental y apoyan el uso de recursos renovables, es más probable que ayudemos a conservar los recursos y consigamos reducir nuestra huella de carbono. 

Al mismo tiempo, se crea una demanda de productos que sean sostenibles, lo que pone la pelota en el tejado de los fabricantes que se ven obligados a tomarse en serio practicar la producción y consumo responsable de productos y alimentos. 

Consejos de consumo responsable en nuestro día a día: ¿cómo comprar mejor?

 

A la hora de comprar productos de uso cotidiano, desde alimentos hasta artículos para el hogar, tenemos que tomar muchas decisiones. 

Es fácil dejarse llevar y comprar más de lo que realmente necesitamos. Ahí es donde entra en juego el consumo responsable. 

Si pensamos en cómo comprar, podemos sacar el máximo partido a nuestro dinero y reducir los residuos que acaban en los vertederos. 

 

A continuación, os dejamos algunos consejos básicos para un consumo responsable:

 

  • Comprar a granel siempre que sea posible

Aunque sea más cómodo comprar productos envasados como latas de aluminio o botes de cristal, comprar a granel puede ayudarte a ahorrar mucho dinero a largo plazo si lo haces a menudo.

El ahorro de un par de céntimos hoy se acaba convirtiendo en euros en un par de meses, si lo sumas a varios productos al final del año ahorras más dinero de lo que imaginas. 

Además, si compras a granel, es menos probable que compre un producto que se vaya a estropear antes de usarlo. 

 

 

 

Otro beneficio de la compra a granel es que evita el consumo innecesario de plástico ya que te permite usar tu propio envase o materiales reciclables como las bolsas de algodón de malla que permiten que los productos transpiren y se conserven más tiempo.

 

Los mejores productos para compra a granel son los siguientes: legumbres, frutos secos, cereales, pastas, aceites, semillas y especias, entre otros.  

 

  • Evita las compras impulsivas

Cuando vayas a pagar en el supermercado olvídate de los productos que están cerca de la caja. 

¿Necesitas realmente esa barra de chocolate o golosina?, ¿Acaso no hay otra opción más saludable? 

Un truco, vete con una lista de la compra y cíñete a ella. Así, evitarás tentaciones innecesarias. 

 

  • No compres artículos de usar y tirar

Los artículos de usar y tirar son la mayoría de productos presentes en los estantes de los supermercados. 

No te estamos diciendo que no compres nada, solo que te fijes y compres mejor. Por ejemplo, evita las bolsas de plástico desechables, reduce las botellas de agua de 1 litro y compra las de 5 litros. 

En general, evita en la medida de lo posible la compra de productos en envases de plástico y productos alimenticios producidos en masa. 

 

En su lugar, invierte en artículos reutilizables o en alimentos integrales que puedas preparar en casa. Por ejemplo, si quieres comprar tortitas de maíz, ¿por qué no compras harina y levadura y las haces tú mismo? 

 

Si no tienes más remedio que comprar este tipo de productos, intenta coger un paquete o la unidad más grande. Por ejemplo, una botella de aceite de oliva de 5 litros, en vez de la clásica de un litro. 

Si haces la compra mensual, este sistema te favorecerá. Otro truco es comprar diferentes productos en varios supermercados. Sabemos que es complicado, pero el ahorro y la calidad merecen la pena el tiempo y la inversión. 

 

  • Apoya a las empresas que practican un consumo responsable

Busca empresas que utilicen técnicas de producción y consumo responsable y anímalas a ampliar sus negocios a través del impacto socioeconómico. También puedes hacer preguntas sobre cómo se han fabricado los productos y dónde acabarán una vez que hayas terminado con ellos.

Sabiendo en qué marcas confiar y cuáles evitar, te aseguras de que estás comprando productos que no sólo son buenos para ti y tu familia, sino que también apoyan el bienestar del planeta.

En este sentido, ayuda y mucho la economía circular y el consumo a los productores locales. Esto evita los intermediarios y beneficia directamente a los agricultores. 

 

 

Comprar alimentos frescos no solo tiene ventajas para nuestra salud, también beneficia a los pequeños productores y fabricantes.  

 

A modo resumen, recuerda lo siguiente: 

  • Piensa en local. 
    • Compra productos de comercio justo y sello de garantía tipo D.O.P., IGP, que son producidos en España y tienen mayor calidad. 
    • Infórmate de las empresas responsables y compra en ellas. 
    • El comercio electrónico responsable también es posible. Existen muchas plataformas que cuentan con opciones de consumo responsable. 
  • Recicla y reutiliza los productos. Por ejemplo, los botes de cristal para adornar, el cartón para guardar cosas, son solo algunas ideas. 
  • Compra solo lo necesario. Calidad frente a cantidad. 

 

 

Para avanzar hacia un modelo más sostenible es importante prestar atención a la producción y consumo responsable. Integrar y practicar estos hábitos de consumo y de producción ayudan más de lo que imaginas. 

Si tienes dudas de cómo hacerlo, o si buscas más información consulta expertos en consumo responsable como Brenda Chávez en su libro: Tu consumo puede cambiar el mundo

Siguiendo sus consejos, al igual que los que ofrecen otros expertos y los que tienes en este artículo puedes consumir de forma responsable los productos que necesites comprar y, de paso, tener un impacto positivo en el medio ambiente. ¿Te animas a hacerlo la próxima vez que vayas al supermercado?

 

Escrito por Iván Cernadas.


SUSCRÍBETE

Suscríbete a nuestra newsletter y estarás dentro del mundo zero waste.

Tendrás artículos, novedades, actualidad, promociones… ¡Entérate de todo!

Copyright 2022 - ECOLUBA SL