Café en cápsulas

12 febrero 2021

Las cafeteras italianas de rosca de toda la vida pasaron a la historia en muchos hogares desde que salieron al mercado las cafeteras de cápsulas. Desde entonces, cada mañana, para conseguir un café solo tenemos que apretar un botón y esperar a que la tecnología haga el resto. ¡Fabuloso!

Efectivamente, es un método muy cómodo y rápido de obtener ese café que tanto nos apetece por la mañana o después del almuerzo. Sin embargo, las cafeteras de cápsulas son el sistema menos sostenible de tomar un café que existe y, si lo piensas bien, tampoco ofrece tantas ventajas. En este post te cuento los problemas que tiene tomar café en monodosis.

 

Residuos multiplicados por diez

En España 7 de cada 10 hogares tienen una cafetera de monodosis por lo que en nuestro país en total se consumen unas 40.000 toneladas de café solo en cápsulas. Esto significa que de 1 solo envoltorio para cada kilo de café consumido, hemos pasado a 1 cápsula de aluminio o plástico por cada 6 gramos de café, multiplicando por 10 la cantidad de residuos. ¿Vale la pena tal impacto medioambiental solo por un café?

 

Difícil de reciclar

El problema no es solo el crecimiento exponencial de los residuos generados si no que además estás cápsulas son muy difíciles de reciclar.  Suelen estar hechas de aluminio, plástico y a veces contienen más de un tipo de material. Al tener café en su interior es necesario abrir la cápsula y retirarlo antes de poder decidir en qué contender reciclarlo. Eso dificulta el proceso y lo encarece.


Foto de GettyImages

Varias encuestas han desvelado que el porcentaje de personas que recicla correctamente estas cápsulas en España es muy bajo. Según un estudio de La Organización de Consumidores de España (OCU) solo el 18% los devuelve a la tienda y el 73% los tiro a la basura.

Pero, ¿dónde se deben tirar las cápsulas de café? Al contrario de lo que podemos pensar, estas cápsulas no son consideradas envases por lo que no deben ser depositadas en el contenedor amarillo. Estas son las tres opciones que tienes para deshacerte de este tipo de residuos:

  • Devolver las cápsulas usadas a la marca: Las marcas de café ofrecen la posibilidad de que les envíes de vuelta las cápsulas por mensajería.
  • Puntos de recogida: También han habilitado puntos de recogida en las grandes ciudades. Normalmente los encontrarás en las tiendas donde venden las cafeteras y cápsulas.
  • Contenedor gris: Si no hay puntos de recogida ni sistema de devolución para las cápsulas que usas,  la última opción será tirarlas al contenedor del resto (el gris).

Aunque la mejor solución sería dejar de tomar café con monodosis, los más creativos al menos han sabido transformar este despilfarre de aluminio y plástico en originales joyas, cortinas u objetos de arte y decoración para el hogar. Puedes ver algunas ideas originales por si necesitas inspiración en este enlace.


Foto de Pinterest

 

Café a precio de oro

El sistema por monodosis de café no solo es malo para el medioambiente si no que también lo es para tu bolsillo.

No sé si has hecho alguna vez los cálculos, pero comprar café en cápsulas es ridículamente más caro que comprarlo en un paquete en el supermercado o en una tienda a granel.

Un paquete regular de café puede costarte alrededor de unos 15€. Una cápsula cuesta mínimo 0.35€ y contiene 7 gramos de café. Eso quiere decir que pagas 0.005€ por gramo lo que equivale a 50€ el kilo de café. ¡Con las cápsulas más caras puedes llegar a pagar 70€ el kilo!

 

Tomar café de forma sostenible

Ante el problema que representan las monodosis de café para el medioambiente, algunas marcas como Baqué Café han sacado a la venta cápsulas compostables y  biodegradables que pueden reciclarse en el contenedor de orgánico marrón. Además, estas cápsulas ecofriendly son compatibles con las cafeteras de las marcas más usadas como Nestlé.

Pero también hay vida más allá de las cápsulas. ¿Por qué no recuperar la cafetera italiana de rosca de toda la vida? Otro sistema de tomar café de forma sostenible es el de la cafetera de émbolo o pistón. Es similar al de la cafetera italiana pero se calienta más rápido y consume menos energía. Solo hace falta hervir el agua y echarla directamente en una cafetera de cristal con un filtro como la de la foto.

 


Foto de GettyImages

No te equivoques. El hecho de estar en cápsulas no es sinónimo de mejor café , solo de más caro y menos limpio. En cuestión de café, volver a los métodos tradicionales es cuidar el medioambiente.

 

Escrito por Clara Valls

SUSCRÍBETE

Suscríbete a nuestra newsletter y estarás dentro del mundo zero waste.

Tendrás artículos, novedades, actualidad, promociones… ¡Entérate de todo!

Copyright 2023 - ECOLUBA SL