Pequeños gestos eco en casa

19 octubre 2020

Muchas veces cuando pensamos en el medioambiente, vemos el problema es su conjunto y tendemos a desmotivarnos. La clave está en centrarnos en las cosas que podemos hacer a nivel individuo o como sociedad. Cada uno tiene su papel, y sus esfuerzos y su energía dependerán de su nivel de compromiso. Hay muchas, muchísimas cosas que podemos hacer en nuestra vida cotidiana para salvar al planeta. Es tan sencillo como incorporar gestos, materiales o soluciones que conviertan nuestra vida, y el espacio que habitamos en un lugar sostenible y saludable.

Tips para tu hogar


Foto de Pixabay

Como decíamos, ser eco-friendly no es aquel que consiga la mayor hazaña para revertir la situación de insostenibilidad del medioambiente. Ser eco-friendly es una filosofía que abraza los pequeños esfuerzos, los pequeños gestos en nuestro entorno y en nuestra vida cotidiana. La suma de todos esos gestos que nos parecen poco trascendentes es igual de poderosa que una acción mucho mayor. Nuestro entorno está lleno de oportunidades.

Consumo de agua

Que el agua es un bien escaso lo sabemos todos desde hace mucho tiempo, pero ¿qué hacemos para reducir el consumo? Lo de apagar el grifo cuando nos enjabonamos o lavamos los dientes o ducharse en vez de bañarse es tan obvio, que lo vamos a dar por hecho ;). Se trata de que vayamos un poquito más allá. Podemos regular la carga del inodoro por ejemplo o instalar grifos ecológicos monomando que reducen el caudal. Pon el lavavajillas cuando esté completo y en el programa eco si lo tienes. Reutiliza el agua, por ejemplo, lava la fruta en un bol y luego utiliza el agua para regar. Instala un difusor en la alcachofa de la ducha y reduce su consumo a la mitad.

Bombillas LED o de bajo consumo

Las bombillas y fluorescentes “de toda la vida” van dejando paso a otro tipo de bombillas que no emiten gases de efecto invernadero. En concreto, las luces LED o las de bajo consumo que en general son más eficientes con la iluminación y además menos contaminantes. Por si esto fuera poco, abaratan bastante el consumo energético y también la factura de la luz. En el caso de las bombillas LED, su vida útil también es más larga con lo cual no generamos tantos desechos como con las bombillas tradicionales.

Energía solar

También hay muchas cosas que podemos hacer nosotros en nuestro día a día para aprovechar la energía solar y evitar el consumo de otras fuentes menos sostenibles. Podemos poner unas placas solares en el tejado –aunque su instalación tiene un coste bastante elevado-. Pero sino, sin ir más lejos podemos aprovechar el sol para calentar el hogar de forma pasiva. En invierno, levanta las persianas para que entre el sol y caliente las habitaciones. Haz lo contrario en verano, baja las persianas en las horas en las que el sol aprieta más para mantener los espacios fresquitos. También podemos secar nuestra ropa al sol en vez de utilizar la secadora y aprovechar las horas de luz solar para hacer actividades que requieren luz, como leer. En general, adaptar nuestro ritmo de vida al ciclo solar es mejor para el medio ambiente y para nuestra propia salud. Además, la mayoría de estos hábitos se llevan haciendo muchos años, nuestros “abuelos” se criaron sin calefacción, utilizando el sol para calentarse y calentar sus casas y para secar la ropa.

Electrodomésticos Triple +++

La mitad del consumo energético de un hogar se debe a los electrodomésticos, así que podemos imaginarnos todo lo que podemos ahorrar si invertimos en electrodomésticos de ahorro energético o A+++. Por ejemplo, en el caso del frigorífico que debe estar enchufado veinticuatro horas, la diferencia entre uno A+++ y uno A+ significa la mitad de la energía (en torno a un 52% menos). Sucede lo mismo con el lavavajillas, que reduce el consumo energético y el de agua en un 30% al ser A+++ respecto al A++. Todo este ahorro, se traduce también en unos cuantos euros en la factura mensual de la luz.

Moderar el consumo

Pero no hay mejor ahorro energético que el que no se consume. Es decir, está bien que utilicemos la lavadora A+++ o la batidora, pero además que hagamos uso de los electrodomésticos de la forma más eficiente y sostenible posible. Por ejemplo ¿sabías que una lavadora sin apenas carga consume casi lo mismo que otra llena de ropa? Tiene que calentar el agua y necesita energía para mover el tambor, así que no hagas coladas pequeñas.

Reducir residuos

El mundo tiene un problema con los residuos que genera: por cantidad y por tratamiento. La contaminación del aire que emana de la basura es una grave amenaza para la salud y para el medio ambiente. Así que debemos atajar el problema cuanto antes. A nivel personal hay muchas cosas que podemos hacer. Puedes llevar tus envases al supermercado y decirle al carnicero o al pescadero que depositen el género allí. Consume productos de larga duración, que sean reutilizables… Trata de reducir tus residuos en casa, pero también en tu lugar de trabajo. Si trabajas en una oficina, por ejemplo, reutiliza y recicla los folios. No envíes documentos o informes en formato físico, utiliza el correo electrónico o cualquier

Alimentación responsable

Elegir bien los alimentos que consumimos repercute en nuestra salud y en el medio ambiente. Debemos comer de forma variada y con alimentos naturales, locales y estacionales. Evita consumir alimentos procesados, preparados, envasados, o precocinados. Come saludable, no abuses de la carne o del pescado. Todas estas cosas son positivas para nuestra salud y para el medio ambiente.

Otros

Hay muchos otros gestos cotidianos que podemos hacer por nuestro entorno y por nuestra propia salud. Por ejemplo ¿sabías que el papel aluminio es altamente contaminante? Para producir una tonelada de papel aluminio se necesita extraer 4 toneladas de bauxita y al fundirlo se producen gases tóxicos y emisiones de CO2 que contribuyen al efecto invernadero. Ya hemos hablado otras veces de los efectos perniciosos del plástico, o de los materiales y productos que no se pueden reutilizar o reciclar. Tampoco ayuda al planeta el consumo masivo al que nos hemos acostumbrado. Compra solo lo que vayas a consumir. Compra cosas con una vida útil larga. No almacenes cosas innecesarias. Dona la ropa que ya no te sirve…

A pesar de que muchas veces tendemos a pensar que los grandes problemas medio ambientales no tendrán solución si no es a través de los gobiernos o las grandes empresas, hay muchos pequeños gestos que tienen un impacto muy importante en nuestro planeta (y en nuestra salud). Nuestra manera de consumir, hará cambiar el mundo.

Escrito por Natalia Muro
Foto portada de Pixabay

SUSCRÍBETE

Suscríbete a nuestra newsletter y estarás dentro del mundo zero waste.

Tendrás artículos, novedades, actualidad, promociones… ¡Entérate de todo!

Copyright 2023 - ECOLUBA SL