Acabar con el plástico

24 septiembre 2020

El uso insostenible de productos plásticos daña gravemente nuestros ecosistemas y, como consecuencia, la salud y bienestar de la mayoría de especies del planeta. Los expertos señalan que hay que centrarse en la raíz del problema: su producción.

Por primera vez en 30 años, los envoltorios plásticos de golosinas y snacks (como las patatas fritas) han superado a las colillas de cigarrillos en el el ranking del tipo de residuos más recogidos en las playas de todo el mundo. Este es uno de los datos significativos que recoge el último informe presentado por la organización Ocean Conservancy sobre su limpieza anual de playas de 2019. En total, los participantes en el proyecto recogieron casi 21 toneladas de basura (lo que equivaldría a 1.500 campos de fútbol repletos de envases) en las playas de 116 países. Y es que cada año, se vierten más de 8 millones de toneladas de plástico en nuestros océanos.

Normalmente, los envoltorios de golosinas y snacks están compuestos por hasta siete capas, en las que se intercalan, sobre todo, el aluminio y diferentes tipos de plástico, como el polipropileno (PP) o el tereftalato de polietileno (PET).

El PET se utiliza principalmente, en la producción de botellas para bebidas. Y el PP, en la mayoría de recipientes para yogurt, sorbetes, tapones de botella, etc. Los dos son fácilmente reciclables, pero al mezclarse ya no se reciclan. Ocurre, además, que, según datos de Greenpeace, en el mundo solo se recicla un 9% de todo el plástico que se consume, un 25% en España. El resto acaba o incinerado (12%) en un vertedero o en el medio ambiente (79%, datos de Naciones Unidas). Y como residuos, este tipo de plásticos tardan más de 500 años en degradarse. Por otro lado, para su elaboración se necesitan grandes cantidades de petróleo y se usan algunas sustancias tóxicas, metales pesados, pigmentos y químicos que en el aire perjudican la salud de humanos, animales y plantas.

 

Diez razones para acabar con el plástico:

  1. Cada año se vierten más de 8 millones de toneladas de plástico (lo que equivaldría a casi 600 campos de fútbol repletos de envases) en nuestros océanos. El plástico constituye aproximadamente el 90 por ciento de toda la basura que flota en la superficie del océano.
  2. Un millón de aves marinas y 100.000 mamíferos marinos mueren anualmente a causa del plástico en los océanos.
  3. La Gran Mancha de Basura del Pacífico, ubicada en el giro del Pacífico Norte frente a la costa de California, es la masa de basura oceánica más grande del mundo: tiene el doble del tamaño de Texas, con piezas de plástico que superan en número a la vida marina en seis a uno.
  4. El plástico tarda entre 450 y 1000 años en degradarse. Los estudios sugieren que las bolsas de plástico y los contenedores hechos de espuma de poliestireno pueden tardar hasta miles de años en descomponerse y contaminan suelo y agua.
  5. Con el paso del tiempo, los plásticos se dividen en fragmentos más pequeños llamados micro plásticos, que al ser consumidos por animales marinos entran en la cadena alimenticia humana.
  6. Las plantas de aguas residuales no filtran las microesferas de plástico,  que los fabricantes utilizan en exfoliantes faciales, geles de baño y pastas de dientes, entre otros productos. En una sola ducha con un gel de baño que las contiene se pueden desechar hasta 100.000 microesferas, según el Comité de Auditoría Medioambiental de la Cámara de los Comunes del Reino Unido. Así que estos pequeños pedazos llegan fácilmente a los cauces de  los ríos. Los peces y otros animales marinos a menudo se las comen e introducen sustancias potencialmente tóxicas a la cadena alimenticia.
  7. Según un informe publicado en Science Advances, solo alrededor del 9% del plástico mundial se ha reciclado, el 12% se ha incinerado (contaminando el aire con gases tóxicos) y el 79% restante permanece en el medio ambiente.
  8. Un 4% del petróleo que se extrae en el mundo se usa para hacer plástico y otro 4% , como energía para los procesos industriales de producción de plástico.
  9. De acuerdo con la información que maneja Naciones Unidas, para 2050 tendremos cerca de 12.000 millones de toneladas de desechos plásticos en los basureros y en la naturaleza.
  10. Las corrientes en los océanos y ríos arrastran el plástico de todos los rincones y extremos de nuestro planeta. La botella que se tira al mar en Indonesia puede terminar en las costas de lugares vitales para la humanidad como las Islas Galápagos, donde a pesar de haber implementado medidas contra estos desechos desde hace años, la marea sigue llegando con basura de todo el mundo.

Manifestación contra el cambio climático. Foto: Unplash.

 

Hay centrarse en la raíz del problema: su producción

El uso del plástico es un problema asociado a los modos de consumo, ya que la mayoría se emplean para envases de un solo uso. La cuestión principal es la cantidad de residuos a la que nos enfrentamos. Por eso, hay que centrarse en la raíz del problema: su producción, y no en su gestión final, el reciclaje, los vertederos, o las incineradoras”, indica Alba García, responsable de la Campaña de Plásticos en Greenpeace España.

 

Campaña promocional de Naciones Unidas: rompe con el plástico (subtítulos en español).

Greenpeace sobre cuánto tardan en descomponerse productos plásticos

Tipos de plástico:

 

Anteriormente, en este texto, ya nos referimos a dos tipos de plástico: el polipropileno (PP) y el tereftalato de polietileno (PET). Existen otros tipos, que, según su uso, propiedades y facilidad de reciclaje, reciben un número que va del 1 al 7. El orden indica la dificultad de su reciclaje. El PP y el PET son fáciles de reciclar, pero a partir de ahí, se va complicando hasta llegar a los plásticos de categoría 7, que son muy difíciles de reciclar porque suelen estar compuestos de una mezcla de distintos plásticos, resinas y otros materiales.

Estos números aparecen en todos de los envases de plástico que existen en el mercado:


En Estado Crudo

La cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha logrado un acuerdo global para reducir el plástico de un solo uso de aquí al año 2030 y paliar, en lo posible, este grave problema global para el medio ambiente. “Abordaremos el daño a nuestros ecosistemas causado por el uso y la eliminación insostenibles de los productos plásticos, incluso mediante la reducción significativa de los productos plásticos de un solo uso para el año 2030, y trabajaremos con el sector privado para encontrar productos asequibles y respetuosos con el medio ambiente”, recoge la declaración ministerial acordada al final de la cumbre.

 

Para reducir la producción y consumo de plásticos, Greenpeace propone:

 

    • Fomentar medidas basadas en la economía circular, en la que se prioriza la reducción y se apuesta por la reutilización de la materia prima y nuevos materiales con menor impacto ambiental.
    • Eliminar el abandono de envases y garantizar su correcto reciclado mediante la implementación de sistemas de retorno de envases.
    • Prohibir el uso de microesferas de plástico.
    • Fomentar la innovación y la implantación de alternativas que reduzcan el uso de plásticos.

 

 

Escrito por Rut Vilar
Foto portada The Ocean Cleanup

 


SUSCRÍBETE

Suscríbete a nuestra newsletter y estarás dentro del mundo zero waste.

Tendrás artículos, novedades, actualidad, promociones… ¡Entérate de todo!

Copyright 2023 - ECOLUBA SL