Cristal vs. plástico

20 marzo 2020

Imagen de Sarah Pflug en Burst

Ponemos a prueba a estos dos materiales para ver cuál es el más viable para un uso más consciente de los recursos de la naturaleza.

El cristal es uno de los materiales que más se usa para comprar productos a granel, por ejemplo. Su versatilidad hace que sea una mejor opción que el plástico, pero tarda hasta 4.000 años en descomponerse. Comparamos los dos materiales desde su extracción hasta su desecho para ver cuál es la mejor alternativa.

De primera mano, el plástico procede directamente del petróleo, mientras que el vidrio del sílice, un material muy abundante en la naturaleza y que es básicamente lo que conocemos como arena.

En cuanto a su producción, el cristal se necesita calentar a temperaturas muy altas, por lo que gasta mucha más energía que el plástico, pero con este se generan muchas más toxinas, que persisten en el medio ambiente. Este punto queda en empate.

La distribución del plástico es mucho más ligera y eficiente que la del vidrio, que es más pesado y frágil. Esta ronda la gana el plástico.


Foto de Mariana Medvedeva Unsplash

Ponemos a prueba a estos dos materiales para ver cuál es el más viable para un uso más consciente de los recursos de la naturaleza.

El punto más polémico es el del consumo, donde vemos el peor lado del plástico, un material poroso y que emana químicos que pueden pasar a nuestras
comidas y bebidas.

El cristal, por el otro lado, es un material inerte y reutilizable de manera infinita.

En el último paso, el del reciclaje, lo gana claramente el vidrio, ya que es 100% reciclable y no pierde calidad.

Por el otro lado el plástico sólo se puede reciclar de dos a cinco veces y no es seguro que mantenga sus propiedades durante el proceso.

Aunque el cristal tarde mucho más años en descomponerse, éste se va erosionando hasta convertirse en trocitos de piedra, reincorporándose al medio ambiente de un modo más natural que el plástico, que representa un peligro para nuestro entorno.

-Tips: ensaladas verticales, la versión más moderna del tupperware

Usa un bote de cristal para prepararte una ensalada vertical para llevar.

Pon la vinagreta o aderezo al fondo del bote y añade el resto de los ingredientes; primero los de consistencia dura (zanahoria, legumbres, pasta) y después los blandos (pepino, tomate , lechuga y brotes).

De esta manera todos los componentes de la ensalada se mantendrán frescos y crujientes hasta que estés lista para comer.


SUSCRÍBETE

Suscríbete a nuestra newsletter y estarás dentro del mundo zero waste.

Tendrás artículos, novedades, actualidad, promociones… ¡Entérate de todo!

Copyright 2023 - ECOLUBA SL